Buenavista Diversa

Hace ya más de una década que mi relación y amor por Buenavista del Norte comenzó. Y lo hizo como profesora universitaria, como visitante y como amiga. Este municipio del norte de la isla de Tenerife ha significado conocimiento, experiencias y amistad. En los últimos años, sus habitantes han activado un proyecto basado en la tolerancia, la convivencia y la inclusión. Este proyecto es «Buenavista Diversa» el cual, más allá de un festival para las personas, se trata de una celebración de la riqueza cultural de nuestra comunidad –global- y, sobre todo, se trata de un recordatorio de los valores que nos unen e identifican como sociedad. Desde mi perspectiva como investigadora del patrimonio cultural, de su gestión y accesibilidad, «Buenavista Diversa» representa una característica esencial del concepto de patrimonio: la diversidad. Cada tradición, cada historia, cada expresión artística contribuye a enriquecer nuestro legado cultural común. Y, además, «Buenavista Diversa» potencia otra característica fundamental en la gestión de nuestros bienes culturales: la participación. Todo lo que da vida al patrimonio cultural es porque las personas, en su totalidad, lo valoramos y compartimos.

La comunidad local de Buenavista del Norte y sus visitantes son los impulsores de este espacio de convivencia. No hay una identidad única. Confluyen narrativas y formas de percibir y entender el territorio en el que habitamos desde una perspectiva que se abre a diferentes puntos de vista. «Buenavista Diversa» es un paisaje donde concurren la discapacidad, la perspectiva de género, los idiomas, las culturas; y todas estas miradas contribuyen a crear comunidad. Eso es lo que hace especial a «Buenavista Diversa».

En el camino que he recorrido junto a la población de este municipio, en el año 2021, con la celebración de las XI Jornadas de Patrimonio Cultural y Turismo, tituladas «La vulnerabilidad del patrimonio cultural: la memoria que viaja», nos sumergimos en el tema de las migraciones. Ese año, compartimos la riqueza que aportan las migraciones a nuestras comunidades. Las experiencias, las historias y las tradiciones traídas por aquellos que han migrado a nuestras islas, o han atravesado el territorio canario, enriquecen nuestra diversidad cultural y fortalecen nuestro tejido social. Así, «Buenavista Diversa», también es un recordatorio de que la migración no solo es un fenómeno humano inevitable, sino que escribe páginas que nos permiten entender mejor nuestro patrimonio cultural.

Me siento identificada con «Buenavista Diversa». Me siento parte de una comunidad que, frente a problemas como la desigualdad, frente al reto de reducir las brechas culturales aporta una herramienta, una vía para fortalecer no solo los vínculos sociales, sino que proporciona un espacio para la tolerancia y la convivencia, la interculturalidad, la pluralidad y, sobre todo, nos regala un tiempo para reflexionar críticamente, nos da la ocasión para ver que se puede defender la participación como un camino, el camino que he tenido la suerte de recorrer junto a sus habitantes, un camino lleno de oportunidades para dialogar y avanzar, para sentirnos todas las personas orgullosas de un patrimonio cultural común: la diversidad.

Elena Pérez