Cuando las nubes cotizan en bolsa, por Melisa Rodríguez

A lo largo de los últimos años hemos asistido a muchas propuestas sobre leyes y regulaciones energéticas singulares. La falta de proyecto a largo plazo ha conllevado a que en momentos de nuestra historia reciente se diesen unas primas desorbitadas a las renovables, y que poco tiempo después (y con un cambio de gobierno) se derogasen, y con retroactividad, muchos productores se vieran abocados a la quiebra.Melisa Rodríguez Ciudadanos 2015

El daño de este tipo de juegos de ahora digo y luego desdigo, ha creado en parte de la sociedad un rechazo hacia las energías alternativas, un rechazo injustificado y que no quiero pensar que sea el fruto de diferentes manipulaciones de la opinión pública a base de leyes y de reformas de las mismas.

Penalizar el autoconsumo ha sido una de estas últimas ocurrencias. En un mundo que gira hacia las energías alternativas, hacia la producción limpia y sostenible, España decide ir a la contra. Penalizar al productor no es más que otro de los enigmas de este gobierno, que parece que en lugar de intentar reforzarse de cara a unas muy próximas elecciones generales, decide acabar de dinamitarse con propuestas como la presentada recientemente. En fin… ellos sabrán.

Otra de las curiosidades es el lenguaje utilizado, porque… “no se penaliza al productor, solo se le hace pagar unos peajes de respaldo”. En resumen, que no es solo que el que tenga la voluntad de autoproducir energía pague su instalación, sino que también tendrá que pagar esos “peajes” fijos que… ¿Quién los determinará?

Si aterrizamos en las islas y observamos la fragmentación de nuestro territorio, entendemos aún menos todas estas ocurrencias. Con un modelo energético obsoleto, dependiente de combustibles fósiles es más de un 92% y con muchas zonas residenciales dispersas y de difícil acceso, realmente es incomprensible; y más aún si tenemos en cuenta que tenemos SOL, tenemos VIENTO, tenemos MAR, tenemos RESIDUOS FORESTALES y tenemos GEOTERMIA. Podemos ser una potencia en energías alternativas, y sin embargo hemos caído en el letargo y en el abandono energético de las políticas energéticas nacionales.

Como suele suceder, hay veces que creemos que habíamos escuchado todo, pero no. Quizás, a partir de ahora se comenzarán a crear mercados absurdos, mercados como aquellos que pongan IMPUESTOS AL SOL, y que variarán en función de la intensidad de este; mercados, que atenderán a las marejadas o marejadillas para establecer los precios de las energías provenientes de mar; o se creará por ejemplo, un escenario rocambolesco, un escenario en el que las nubes también cotizarán en bolsa.

Melisa Rodríguez es candidata al Congreso de los Diputados por la provincia de Santa Cruz de Tenerife y miembro de la Ejecutiva Nacional de Ciudadanos (C´s)

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.