El Cabildo suelta una tortuga hallada muy malherida y que sobrevivirá

El Cabildo suelta una tortuga hallada muy malherida y que sobrevivirá

El Cabildo suelta una tortuga que fue hallada muy malherida en Gran Canaria y que sobrevivirá sin una aleta

Tenía múltiples lesiones en el caparazón y en una de sus aletas

Estaba baja de peso, pero regresa al mar con 2,5 kilos

Si se encuentra a un animal herido o fuera de su hábitat debe llamar 112 o al Centro de Recuperación de Fauna Silvestre 928351970

La playa de Melenara ha sido el escenario escogido por el Cabildo de Gran Canaria para devolver al océano a una tortuga que fue hallada en diciembre malherida y baja de peso y que ahora regresa a su hábitat con 2,5 kilos y sin una aleta, lo que no le impedirá sobrevivir.

El ejemplar tenía heridas en el caparazón, aparte de en la aleta, y también presentaba anemia, explicó hoy la consejera de Medio Ambiente, Inés Jiménez, en el momento de la suelta junto a la concejala de Bienestar Animal de Telde, Auri Saavedra, que se encargó finalmente de introducir el animal en el agua, pues al faltarle una aleta había que ayudarla en este último tramo a diferencia de lo que se hace con el resto, que es puesto en la arena para que se dirija por sus propios medios al agua.

El Cabildo suelta una tortuga que fue hallada muy malherida en Gran Canaria y que sobrevivirá sin una aleta

El animal fue encontrado por un trabajador del Ayuntamiento de Las Palmas de Gran Canaria en la orilla de la Playa de las Canteras, desde donde fue trasladada al Centro de Fauna Silvestre del Cabildo. En este caso conocía muy bien el protocolo a seguir, es importante que cuando alguna persona encuentre a cualquier animal herido, atrapado o fuera de su hábitat llame al 112, o bien al Cecopin 928 353 443 o directamente al Centro de Fauna Silvestre del Cabildo al 928 351 970.

La tortuga estaba muy débil y por sus mal estado no quería probar alimentos, lo que hacía que estuviera baja de peso, por lo que el personal del Centro de Fauna le aplicó sueroterapia y antibiótico para sus heridas, luego la llevaron a las piscinas de Taliarte, con ello lograron que comiera y ganara 400 gramos y ahora regresa al mar con un peso de 2,5 kilos.

Otro de los problemas al que se enfrentaba la tortuga es que tenía una aleta colgando que no pudo ser salvada porque tenía un tendón cortado, a lo que se añade el caparazón golpeado. Alejandro Suárez, responsable del Centro de Fauna, supone que sus heridas fueron causadas por redes de pesca.

Las tortugas son animales de metabolismo lento, lo que ocasiona que las heridas tarden en curarse, por eso a esta tortuga boba le llevó tiempo su recuperación, y aunque ahora le falta una aleta, lo importante es que regrese a su hábitat, donde aprenderá a sobrevivir en su nueva situación.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.