Es mucho más que insularidad, es ultraperiferia, y necesita rescate

Es mucho más que insularidad, es ultraperiferia, y necesita rescate

Morales: Canarias es mucho más que insularidad, es ultraperiferia, el sobrecoste solo de las empresas es de 5.200 millones al año y necesita rescate

Expuso en el Senado la realidad de Gran Canaria y del archipiélago, enormemente desconocida en la Península

La recuperación no es volver a lo de hace un año, precisa renovar el modelo económico, subrayó

Canarias ha recibido 23.000 migrantes en menos de un año y se les impide salir con controles raciales ilegales a pesar de tener pasaporte

Canarias es mucho más que insularidad, es lejanía y fragmentación, es ultraperiferia, y solo el sobrecoste de las empresas asciende a 5.200 millones de euros al año, a ello se suma un déficit secular en su financiación de 700 millones al año hasta 2018 y ahora se ha sumado una crisis migratoria sin respuesta por parte del Gobierno estatal y europeo, aparte de la pandemia cuya recuperación no debe ser volver al punto anterior, sino acabar con los problemas estructurales que ya sufría, de manera que el archipiélago necesita un Plan de Rescate Económico además del específico de turismo “largamente anunciado y muy poco concretado”.

Así lo manifestó hoy el presidente del Cabildo de Gran Canaria, Antonio Morales, durante su intervención en el Senado en el marco del Estudio de la Situación de la Insularidad y de las Ciudades de Ceuta y Melilla con una exposición que confía en que sea útil para acercar la realidad de la isla, pues está convencido “de que hay un enorme desconocimiento sobre la realidad de Canarias en el conjunto del Estado”, desconoce su Régimen Económico Fiscal, sus dificultades, sus fortalezas y sus necesidades, y no solo está marcada por ser una isla, está lejos, nada menos que a 2.000 kilómetros de la capital, y además la comunidad está formada son ocho trozos de territorios habitados.

Morales: Canarias es mucho más que insularidad, es ultraperiferia, el sobrecoste solo de las empresas es de 5.200 millones al año y necesita rescate

Y desde luego, “Gran Canaria se siente desconsiderada y olvidada, no se está teniendo en cuenta su singularidad, ni encontramos respuestas políticas a nuestras legítimas demandas y continúan los incumplimientos económicos”, subrayó Morales, quien aseveró que “si la lejanía y la insularidad son elementos aceptados constitucionalmente e integrados por la Unión Europea, tienen que asumirse sin contradicciones o vacilaciones”.

Y es que “incluso antes de la Covid estábamos viviendo momentos de gran inestabilidad política y económica con gran afección sobre la economía”, por lo que se propuso trasladar que la afección de los vaivenes económicos, la falta de respuestas y ahora la pandemia no es similar a la del territorio peninsular o cercano, pues todo ello incide precisamente en las debilidades estructurales que arrastra la isla, desde la dependencia del sector turístico, la vulnerabilidad medioambiental frente a los efectos del cambio climático y las que son consecuencia de “décadas de un trato injusto”, ya que fue durante años la comunidad peor financiada de todas, con una cuantía por habitante un 11,5 por ciento inferior a la media.

El número de empresas inscritas en la Seguridad Social ha caído en Gran Canaria en 1.275, ha perdido tres millones de turistas, esto es un desplome del 75 por ciento, y ha cerrado más de la mitad de las plazas de la planta alojativa, esto es, 70.000 camas, y todo ello con traslación directa al empleo: 20.000 personas más en paro pese al éxito de los ERE, si no, habrían sido el doble.

Este cierre, recordó, se ha producido tras turbulencias previas como la quiebra del operador Thomas Cook, la desaceleración económica de Alemania y el Brexit, además de la crisis generalizada de las compañías aéreas de bajo coste.

Migración

En este inédito escenario pandémico, prosiguió Morales, se ha producido además la llegada de 23.000 personas migrantes que han sido retenidas en Canarias, fundamentalmente en Gran Canarias, una crisis que en realidad se basa en la dejación de Europa y el Gobierno español durante las últimas décadas, que son las que han pasado desde la llegada de la primera patera sin que aún haya un sistema de acogida digno, a lo que se suma la falta de atención a los países de origen, de derivaciones y las políticas para convertir Gran Canaria en una cárcel como Lesbos o Lampedusa, tanto es así que el Ministerio de Interior impide la salida a personas documentadas a través de “controles con perfil racial que son ilegales”.

“Nos han convertido en un espacio de vulneración sistemática de derechos humanos”, lamentó Morales, quien recordó que pronto estarán en la calle deambulando y abandonados a su suerte un millar de los 2.700 menores acogidos en centros de las islas, sobre todo de Gran Canaria, y que están a punto de cumplir la mayoría de edad.

Escalada bélica a 200 kilómetros

El presidente del Cabildo pidió no perder de vista que apenas a 200 kilómetros se vive una escalada bélica por “las violaciones de Marruecos del alto el fuego en el Sahara y su política sistemática de violación de los derechos humanos y acuerdos internacionales en los que España debería jugar un papel más activo en la exigencia de los acuerdos de autodeterminación de la ONU por responsabilidad histórica”.

Tampoco se puede obviar, prosiguió, la realidad del continente africano, empobrecido con situaciones de conflictos bélicos como los de Mali o las tensiones sociales como las de Senegal.

La Arabia Saudí de las renovables

Entre las potencialidades de Gran Canaria, Morales quiso destacar sus posibilidades de tener un futuro verde y azul, pues cuenta con todas las fuentes de energía limpias conocidas, lo que ha hecho que Jeremy Rifkin la denomine la Arabia Saudí de las renovables.

Por ello, y para acabar con la dependencia externa y con la combustión de fuel, el eje de la política del Cabildo es su proyecto de ecoisla, incluidas propuestas por 66 millones para descarbonizar el consumo de las instalaciones insulares, si bien la gran democratización será que viviendas y empresas generen su propia energía, para lo que cuenta con ayudas del Cabildo.

Cambio de modelo

Así, “nuestra aspiración no puede consistir únicamente en volver a los niveles de desarrollo de hace un año, la crisis ha puesto de relieve la urgencia de renovar nuestro modelo económico y transitar hacia uno más sostenible social y medioambiental que se concreta en la transición energética, la digitalización, la innovación, la economía verde, azul y circular, y el sector primario en pro de la soberanía también alimentaria.

En definitiva, “es necesario contemplar la especificidad de la financiación de Canarias, con el brutal descenso de los ingresos propios, además de la suspensión transitoria de las reglas fiscales, es imprescindible que se nos dote de un marco fiscal estable y justo que permita unos niveles de endeudamiento sostenibles para realizar las importantes inversiones que tendremos que ejecutar en las próximos años y décadas”.

El presidente cerró el bloque con sus respuestas a los planteamientos de que le realizaron los senadores, uno de los cuales le aseguró, tras escuchar la realidad de Gran Canaria, que había puesto “el dedo en la llaga”.

Más informaación sobre Es mucho más que insularidad, es ultraperiferia, y necesita rescate:

https://www.revistaintegracion.es/gran-canaria/cabildo-gran-canaria/

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.