Estudio sobre el impacto del covid-19 en la infancia y adolescencia

Estudio sobre el impacto del covid-19 en la infancia y adolescencia

Un estudio sobre el impacto del covid-19 en la infancia y adolescencia en Canarias aporta claves para mejorar su atención

Las principales conclusiones del informe ‘Impacto del Covid-19 sobre el Bienestar de la Infancia, Adolescencia y Familias en Canarias: Oportunidades para reforzar el sistema de prevención y protección’ fueron presentadas en el marco de una jornada técnica con motivo de la celebración del Día Internacional de la lucha contra el maltrato Infantil

El estudio, impulsado por la Dirección General de Protección a la Infancia y la Familia, ha sido llevado a cabo por un equipo de investigación con participación de las dos Universidades públicas canarias

La necesidad de potenciar el sistema de protección a la infancia, la adolescencia y las familias y dotar adecuadamente la atención a la salud mental infanto-juvenil, así como de los servicios de integración social de las personas menores en acogimiento residencial y con medidas judiciales de régimen abierto, son algunas de las conclusiones del estudio ‘Impacto del Covid-19 sobre el Bienestar de la Infancia, Adolescencia y Familias en Canarias: Oportunidades para reforzar el sistema de prevención y protección’, que fueron dadas a conocer hoy en el marco de una jornada de buenas prácticas dirigidas al personal técnico de entidades sociales y administración pública.

El estudio, impulsado por la Dirección General de Protección a la Infancia y a la Familia, ha sido llevado a cabo por un equipo de investigación de las Universidades de La Laguna y de Las Palmas de Gran Canaria bajo la coordinación de la catedrática en Psicología Evolutiva y especialista en Intervención y Mediación Familiar, María Josefa Rodrigo López.

Un estudio sobre el impacto del covid-19 en la infancia y adolescencia en Canarias aporta claves para mejorar su atención

“El objetivo de este trabajo de investigación ha sido analizar los efectos de una situación desconocida como fue la de la crisis sanitaria generada por el virus del covid-19 y cómo influyó en el funcionamiento de los ámbitos del sistema de prevención, protección y atención a nuestra población infanto-juvenil”, explicó la directora general del área de Infancia y Familia, Iratxe Serrano, quien subrayó que “el fin último ha sido dotarnos con un conjunto de herramientas que nos permitan mejorar la atención en este ámbito frente a futuras situaciones similares”.

“Para ello, aclaró, lo que este estudio nos ofrece es contar con claves que nos permitan tomar de decisiones y ofrecer respuestas más efectivas ante esta u otras posibles crisis sanitarias y asegurar, de esta forma, un cinturón que proteja de forma certera y adecuada el bienestar de nuestras chicas y chicos y de sus familias”.

Cuatro ejes temáticos del estudio

Como metodología para la realización de este trabajo de investigación, se ha recogido mediante la realización de entrevistas, el punto de vista de los colectivos implicados, desde las personas menores y las familias hasta profesionales de los ámbitos de familia, educación, sanidad, servicios sociales y de protección de menores, entidades sociales, justicia y medios de comunicación, en relación a cuatro ejes temáticos: 1. Las dificultades de funcionamiento en los diversos ámbitos resultantes del impacto negativo de la pandemia; 2 Los ajustes que se han realizado para hacer frente a estas dificultades; 3. Las fortalezas o capacidades resilientes con que se cuenta tanto a nivel personal como a nivel del sistema o ámbito y 4. Las recomendaciones para una mejora de su funcionamiento.

De todo ello, se han extraído un conjunto de elementos a trabajar de cara a la elaboración de futuros líneas de atención a la población infantil y juvenil, tales como la necesidad de robustecer el sistema público de prevención y mejorar los servicios educativos, sanitarios y judiciales de atención especializada para afrontar las consecuencias de la pandemia; poner en marcha líneas de actuación dirigidas a superar la brecha digital para que todos se beneficien por igual de los avances tecnológicos; ajustar la imagen social de la infancia y de la adolescencia a la evidencia contrastada, evitando, por ejemplo, la estigmatización y subrayando su implicación responsable en el cuidado de sí mismo y de los demás, o la potenciación del trabajo en red entre diferentes servicios y recursos de entidades sociales en el área infancia, adolescencia y familias.

Las conclusiones de este informe fueron presentadas en el marco de una jornada técnica virtual bajo el título ‘Experiencias de buenas prácticas en atención a la Infancia y la Adolescencia’, celebrada hoy 25 de abril, Día Internacional de la Lucha contra el Maltrato Infantil, con la participación de más de medio centenar de profesionales de los ámbitos de la infancia, la adolescencia y las familias tanto de organismos públicos como de entidades sociales que trabajan en este ámbito de atención.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.