Fuerteventura, los huertos solidarios del Cabildo y Adisfuer comienzan su andadura con la integración laboral de cuatro discapacitados

Las hortalizas cultivadas se destinan al reparto de alimentos. La asociación alcanza la cifra de 22 de sus miembros trabajando en diferentes programasftv.huertosadisfuer2013

Esta mañana comenzaba un nuevo programa de integración laboral de entre los que desarrolla la Asociación de Discapacitados de Fuerteventura, ADISFUER, y que ha permitido a contratar a cuatro personas con discapacidad.

Con una aportación de 50.0000 euros por parte del Cabildo de Fuerteventura en el marco de un convenio con la asociación, el programa de Huertos Solidarios permitirá a los cuatro destinatarios ocuparse del mantenimiento y explotación del invernadero que ha sido habilitado en Casillas del Ángel, junto a la Granja de Huevos de la asociación y en unos terrenos cedidos por la Corporación Insular.

En la apertura del programa tomaron parte hoy el presidente del Cabildo, Mario Cabrera, la presidenta de Adisfuer, María de los Santos Rodríguez, el consejero de Bienestar Social del Cabildo Víctor Alonso, el concejal de Bienestar Social del Ayuntamiento de Puerto del Rosario, Alejo Soler, varios miembros de Adisfuer y también, como invitados, un grupo de usuarios del Centro Ocupacional de Discapacitados del Cabildo en la zona norte.

“Con la puesta en marcha de los huertos solidarios alcanzamos un objetivo que Adisfuer se había marcado desde hace mucho tiempo”, declaró María de los Santos Rodríguez. La presidenta del colectivo explicó como este programa tiene un doble objetivo social, ya que “no sólo permite dar un trabajo remunerado a cuatro de nuestros asociados, sino que además todas las frutas y hortalizas cultivadas se harán llegar a las personas más necesitadas a través del reparto de alimentos que hacen los servicios sociales de los ayuntamientos”.

Mario Cabrera valoró que este convenio plasma “el compromiso adquirido desde el Cabildo en la línea de fomentar la integración laboral de todas las personas, sin importar su condición ni status personal, pues también en tiempos de crisis, y especialmente en esta situación, las personas con discapacidad tienen derecho a trabajar”.

Víctor Alonso trasladó como “con la incorporación de estas cuatro personas al mercado laboral, Adisfuer alcanza la cifra de 22 de sus asociados trabajando en distintos programas. En varios de los casos el Cabildo toma parte en esta labor de integración, pues hay miembros de Adisfuer trabajando en las cocheras del Parque Móvil de la institución, atendiendo la Guardería de Tortugas en  Morro Jable, o en el mantenimiento de las instalaciones deportivas insulares”. El Ayuntamiento de Puerto del Rosario también emplea a varios miembros de Adisfuer.

El convenio puesto hoy en marcha se ha denominado oficialmente Huertos Urbanos de Garantía Social Accesibles. Junto a la contratación de los destinatarios, cuatro personas con discapacidad psíquica, el programa incluye la dotación de todos los materiales necesarios para el funcionamiento del invernadero (riego, aperos de labranza, plantas y semillas, etc.) y otros gastos corrientes como el agua y la reposición de plantas y materiales.

La parcela en que se han  montado los huertos está situada junto a la Granja de Adisfuer, donde se ha habilitado un invernadero de 1.300 metros cuadrados. Las previsiones son que en esta huerta se cultiven frutas y hortalizas como calabazas, calabacín, pimientos, cebolla, habichuela, apio, naranjas, lechugas, puerro, aromáticas, etc.

Adisfuer, Integración laboral

ADISFUER desarrolla dos líneas fundamentales y paralelas de integración laboral, una dirigida al asesoramiento y el seguimiento de sus asociados en torno a la búsqueda de empleo, y otra para el mantenimiento de las relaciones con las empresas que los contratan. En esta programación participan las 120 personas que se encuentran afectadas por algún tipo de discapacidad física, intelectual o de salud mental y que forman parte de la asociación.

La Asociación de Discapacitados de Fuerteventura viene trabajando en la Isla desde el año 1992, tras nacer al calor de un proyecto en el que el Cabildo estuvo implicado desde el principio con la cesión de las instalaciones para la granja de gallinas que hoy gestiona el propio colectivo de manera autónoma en Casillas del Ángel.

El dinamismo y la constante búsqueda de alternativas por parte de este colectivo ha permitido que desde el año 2004 comenzaran a funcionar otros convenios con empresas para la integración sociolaboral de discapacitados, hasta la puesta en marcha posterior de las ‘brigadas’ de trabajadores.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.