Gran Canaria, José Miguel Álamo asiste en la Residencia de Mayores de Arucas, a una de las sesiones del taller literario “Aprendiendo a Contar”

El proyecto “Aprendiendo a Contar”, una iniciativa del Instituto de Atención Social y Sociosanitaria del Cabildo de Gran Canaria, fomenta la recuperación de los recuerdos de los residentes a través de la palabra escrita, al tiempo que logra que los mayores rememoren tradiciones, anécdotas o palabras que, en muchos casos, estaban totalmente olvidadasjosemiguelalamomendozagc2013

El consejero de Política Social del Cabildo de Gran Canaria, José Miguel Álamo, asistió en la jornada de hoy, en la Residencia de Mayores de Arucas, a una de las sesiones del taller literario “Aprendiendo a Contar”, iniciativa del Instituto de Atención Social y Sociosanitaria del Cabildo de Gran Canaria, que coordinada por el escritor Santiago Gil y la editora Guadalupe Martín cuenta con la activa participación de una veintena de mayores de este centro sociosanitario, ampliándose esta misma semana al Centro Sociosanitario El Pino y extendiéndose, en los próximos meses, por otras residencias de mayores de la Isla.

 El proyecto, puesto en marcha  por el Instituto Social y Sociosanitario del Cabildo de Gran Canaria, incentiva la recuperación de los recuerdos a través de la palabra escrita, al tiempo que logra que los mayores participantes rememoren tradiciones, anécdotas, juegos o expresiones que, en muchos casos, se mantenían en el olvido.

José Miguel Álamo indicó que la experiencia está siendo sumamente interesante porque los recuerdos de unos mayores sirven para activar los de los otros, de tal forma que el pasado de todos ellos termina muchas veces confluyendo en calles, tiendas, acontecimientos deportivos o personas que tuvieron una relevancia común en la vida de muchos de ellos.

Igualmente, Álamo insistió en que esta actividad facilita el conocimiento entre los distintos usuarios de los centros, y a su vez activa su memoria y ayuda en la interacción y la comunicación que mantienen entre ellos.

Con este taller se fomenta la creatividad de los mayores y se logra que escriban los detalles más trascendentes de una vida que, de no ser contada, se perdería para siempre. Se insiste sobre todo en la escritura de los recuerdos de infancia y juventud de cada uno de los participantes. De esta manera se recuperan tradiciones, juegos, personajes y vivencias que nos permiten conocer un poco mejor cómo se vivía en la Isla hace años.

Se trata –declaró José Miguel Álamode enseñarles a contar, no solo a escribir, y esto último es importante entre quienes no tuvieron la suerte de acceder a una educación básica”. “En esos casos –añadió- se graban sus vivencias o son los responsables del taller los que transcriben sus recuerdos.” Los talleres incluyen una aproximación a los distintos géneros literarios y se componen de sesiones teóricas y prácticas.

Finalmente, se pretende que algunos de los textos se editen en un libro que se convierta en un testimonio vital y literario de quienes participen en los distintos talleres. Esta iniciativa aspira a consolidarse en cada uno de los centros gracias a la participación activa del personal de los mismos que, en coordinación con los responsables del proyecto, mantendrán esos encuentros de los mayores con el fin de que sigan ahondando en sus más lejanos recuerdos.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.