La Laguna mantiene su ayuda a personas con déficit de atención e hiperactividad

El alcalde firma la renovación de la subvención a la Asociación Tinerfeña de Madres y Padres de Niños y Adolescentes con Déficit de Atención e Hiperactividad

El Ayuntamiento de La Laguna seguirá prestando ayuda a personas con problemas de atención e hiperactividad, aglutinadas en la Asociación Tinerfeña de Madres y Padres de Niños y Adolescentes con Déficit de Atención e Hiperactividad (Atimana-Dah).

Así, en fechas pasadas el alcalde Fernando Clavijo rubricó la continuidad del convenio de colaboración entre esta organización no gubernamental, con sede en Los Majuelos, y los servicios sociales municipales, que se traduce en una subvención municipal de 5.400 euros, dirigidos a costear parte de los recursos de apoyo psicológico y psicopedagógico para ayudar a niños, adolescentes y adultos afectados por el llamado Trastorno de Déficit de Atención e Hiperactividad (TDAH).lalagunaAtimana2015

El concejal lagunero de Bienestar Social, Miguel Ángel González, manifestó el interés de la Corporación por mantener su apoyo a este colectivo, “que hace una gran labor para ayudar a quienes padecen este problema, que suele tener un notable impacto en la vida familiar”.

La asociación Atimana nació en el año 2003 con la finalidad de unir y atender los requerimientos de las familias con hijos afectados por TDAH, desarrollando desde entonces una incesante labor para intentar mejorar la calidad de vida de todos sus usuarios. Dispone de una serie de recursos de intervención para afrontar las dificultades derivadas de esta patología, destacando su servicio de orientación, tratamiento y evaluación psicoeducativa.

El TDAH está considerado el trastorno neurobiológico más frecuente la infancia, y para su tratamiento se considera esencial un diagnóstico temprano y una intervención terapéutica precoz. Consiste en una alteración del funcionamiento de dos neurotransmisores cerebrales (la noradrenalina y la dopamina), provocando problemas de atención y concentración, hiperactividad e impulsividad, que son los síntomas más comunes, y generando un considerable nivel de estrés familiar así como usuales problemas de rendimiento escolar o de conducta.

Este trastorno es relativamente frecuente en la infancia, situándose su prevalencia, por parte de la comunidad científica, en torno al 5% de la población infantil, y en su tratamiento se incluye el tratamiento psicopedagógico, la intervención psicológica, el tratamiento farmacológico y la orientación y apoyo a las familias.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.