Los senadores del PP califican como fraude a la ciudadanía la cesión de escaños en la Cámara Alta

Mercedes Roldós, Borja Benítez de Lugo y María del Carmen Hernández Bento señalan que no tiene ningún sentido la maniobra del dirigente del PSOE, Pedro Sánchez, de ceder cuatro escaños a ERC y DiL, porque son dos formaciones políticas que plantean un “pulso al Estado” con su pretensión independentistapartido popular g canaria 2016

Los senadores del Partido Popular, Mercedes Roldós, Borja Benítez de Lugo y María del Carmen Hernández Bento, han insistido hoy en la “necesidad” de alcanzar un acuerdo de Estado basado en el diálogo y la pluralidad, que garantice la gobernabilidad del país, la continuidad de la recuperación económica, la creación de puestos de trabajo y que permita mantener la unidad e integridad territorial de España.

Durante una rueda de prensa, celebrada esta mañana en la sede del PP de Gran Canaria, los senadores canarios han valorado la cesión de escaños en la Cámara Alta a Esquerra Republicana (ERC) y Democracia y Libertad (DiL) por parte del PSOE, y han manifestado que “esta actuación representa un auténtico fraude para la ciudadanía y, directamente, para los votantes socialistas”.

Esta cesión llevada a cabo por el PSOE permitirá que cuatro de sus senadores formen parte de ERC y DiL para satisfacer la obligación que contempla el Reglamento del Senado. Para conformar grupo en la Cámara Alta se requiere diez parlamentarios. Las dos formaciones independentistas catalanas tenían sólo ocho: seis elegidos en las pasadas elecciones del 20D y dos más por designación autonómica. La decisión del PSOE de ceder cuatro de sus senadores logra que los dos partidos secesionistas cuenten con voz propia en el Senado.

Los representantes populares señalan que no tiene ningún sentido la maniobra del dirigente del PSOE, Pedro Sánchez, de ceder cuatro escaños a ERC y DiL, porque son dos formaciones políticas que plantean un “pulso al Estado” con su pretensión independentista.

La senadora autonómica Mercedes Roldós subrayó que no se trata de un préstamo de cortesía, “es sectarismo”, y lamentó que Sánchez actúe en contra de las decisiones de su partido, la voluntad de sus electores y el interés general de los españoles.

Por todo ello, ha insistido en que Pedro Sánchez tendrá que “explicar” al conjunto de los ciudadanos, pero sobre todo a “los votantes socialistas”, qué “implica” ese “movimiento” de ceder senadores a DiL y a ERC, máxime cuando “va en contra de lo que debe ser el planteamiento de un partido constitucionalista”, en el que la unidad de España y la igualdad de todos los españoles es un “elemento primordial”.

De hecho –continuó Roldós- muchos dirigentes del PSOE han mostrado su malestar por esta cesión de senadores, como el presidente de Extremadura, Guillermo Fernández Vara; el presidente de Aragón, Javier Lambán; o el ex dirigente socialista Juan Carlos Rodríguez Ibarra, que ha manifestado que su voto “es incompatible con el préstamo de senadores a partidos que quieren romper España”.

Por su parte, el senador del Partido Popular por Gran Canaria, Borja Benítez de Lugo, dijo que “no es entendible que pudiendo formar grupo por sí mismos, haya que ayudarles prestándoles los votos de ciudadanos que confiaron y apostaron por el proyecto del PSOE, claramente anti independentista. Se trata de un fraude electoral”, apostilló.

Benítez de Lugo hizo referencia también a la necesidad de alcanzar un acuerdo entre varias fuezas políticas que permita la gobernabilidad del país. “El único Gobierno sensato sería uno encabezado por el Partido Popular, PSOE y Ciudadanos”, comentó.

En este sentido, María del Carmen Hernández Bento aseguró que “esta coalición de gobierno contaría con una amplía mayoría de diputados – más de 250- para llevar a cabo las reformas que España necesita para consolidar la recuperación económica; así como para abordar aspectos de interés general como el empleo, las políticas sociales, la unidad territorial y la lucha contra el terrorismo”.

Los senadores populares inistieron en que existen fórmulas para alcanzar un amplio acuerdo basado en las líneas que unen a las tres formaciones y que han formado parte del discurso  de los tres partidos, con directrices centradas en la moderación, y a través de la gestión de un gobierno que represente solidez y estabilidad. Un gobierno  de amplio acuerdo constitucionalista que contaría con el respaldo  de 16 millones de españoles, lo que representa dos tercios de los escaños del Congreso de los Diputados.

Mercedes Roldós, Hernández Bento y Benítez de Lugo coincidieron en que lo peor para España en estos momentos es que se constituya un Gobierno que necesita el apoyo de siete u ocho partidos, algunos con posiciones radicalmente distintas a las defendidas por los socialistas y otros con una apuesta clara por el independentismo, que es el mayor desafío que se puede hacer a la unidad nacional.

La incertidumbre actual hace que “los esfuerzos de estos cuatro años al final no valgan para nada”, comentó Roldós, asegurando que “los esfuerzos realizado por los españoles debe tener recompensa” y “nuestra obligación es garantizar un futuro de prosperidad, de unidad, de fortaleza del país y del proyecto económico, social político y de Estado”.

Por último, los tres senadores canarios señalaron que un posible acuerdo entre Partido Popular, PSOE y Ciudadanos no reflejaría un “pacto antinatura”. Un Gobierno PP-PSOE-Ciudadanos sería similar a las coaliciones existentes en otros países europeos, como Alemania, Austria, Holanda o Finlandia, concluyeron.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.