Suelta del hermoso tarro canelo al que injertó 20 plumas

Suelta del hermoso tarro canelo al que injertó 20 plumas

Suelta del hermoso tarro canelo al que injertó 20 plumas, ejemplo de la quincena de aves amenazadas que salva al año

Alzó el vuelo en Jinámar tras la particular odisea que inició cuando alguien le cercenó adrede las plumas para domesticarlo

El Centro ha atendido en lo que va de año más de 1.500 animales, 1.300 de ellos aves

Entre las especies en peligro que llegan con mayor frecuencia se encuentran los cuervos canarios y los halcones de tagorote

El Cabildo de Gran Canaria suelta al hermoso tarro canelo al que injertó 20 plumas que sustituyen las que alguien le cortó adrede para domesticarlo, una intervención que brinda otra oportunidad a esta especie de pato en peligro crítico de extinción y que es un ejemplo de la quincena de aves amenazadas que salva al año su Centro de Recuperación de Fauna, cada una de ellas una joya de la naturaleza.

Suelta del hermoso tarro canelo al que injertó 20 plumas, ejemplo de la quincena de aves amenazadas que salva al año

La suelta tuvo lugar junto a una charca del campo de golf de Jinámar, uno de los humedales donde nidifica la especie en Gran Canaria y donde lo primero que hizo el tarro canelo en cuanto fundó sus patas en el césped fue batir con fuerza sus alas, lo que corroboró la correcta adherencia de los injertos y con ello el éxito de la devolución de un animal a su hábitat natural, destacó la consejera de Medio Ambiente, Inés Jiménez.

El animal dedicó unos minutos a reconocer el entorno antes de emprender un vuelo circular que expresó la gracilidad de su especie, con patas y cuello más alargados que el común de los patos, maniobra que emocionó a quienes han participado en su minucioso proceso de curación, pues es el mayor injerto de plumas realizado por el Centro de Fauna tras los hechos en búhos chicos o cernícalos.

La liberación alcanzó su inesperado cénit cuando otros dos ejemplares de tarro canelo se sumaron al vuelo, lo que permitió gozar de tres ejemplares de una especie que se puede encontrar también en humedales de distintas partes de Asia, Europa y África, incluidas las charcas y embalses de Gran Canaria.

La odisea de este tarro canelo comenzó cuando algún desaprensivo lo capturó y decidió cercenar sus plumas para domesticarlo, aunque de algún modo logró escapar y alguien dio la voz de alarma al encontrarlo deambulando por Tamaraceite débil, desnutrido y convertido en un ejemplo de maltrato animal.

La piedra angular de su curación fue un ejemplar fallecido de su mismo tamaño conservado por la Facultad de Veterinaria, lo que ofreció la opción del injerto, un delicado trabajo casi artesanal que consiste en cortar cada tallo de pluma, afilar las nuevas e introducirlas en dichos tallos, donde quedan fijadas gracias a un adherente, tarea que tomó varios días para evitar el excesivo nerviosismo del animal, que elevó su silueta en el cielo que se reflejaba en la charca del campo del golf.

El injerto no detiene el proceso de crecimiento de sus plumas naturales, que en el plazo de un año y de forma paulatina volverán a ocupar su lugar y desplazarán las insertadas, que se desprenderán por sí solas.

Otras joyas de los cielos

Cada tarro canelo es una gema del reino animal al igual que lo son los otros  quince ejemplares de otras especies de aves en peligro que llegan cada año al Centro de Recuperación de Fauna, explica su coordinador, Alejandro Suárez, que concreta que se trata sobre todo de cuervos canarios intoxicados por productos de la agricultura y muy especialmente halcones tagorote tras impactar con cableados.

En lo que va de año, han ingresado vivos en el Centro más de 1.500 animales, 1.318 correspondientes a 85 especies de aves, si bien 600 corresponden a pollos de pardela desorientados o accidentados en su primer vuelo, además de 130 reptiles, 60 mamíferos, incluidas las tortugas marinas, así como tres mantelinas y un chucho.

Al encontrar cualquier otro animal silvestre herido hay que llamar al Centro de Recuperación de Fauna Silvestre al 928 351 970 o al 112, y el Cabildo se encargará de atenderlo y reintroducirlo en el medio natural en su incesante labor para mantener la rica biodiversidad de Gran Canaria.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.