El momento de Fuerteventura

Los números de Fuerteventura son claros. La isla con la población más joven. El territorio con menor ocupación de todo el Archipiélago. La segunda isla en extensión y la de relieve menos accidentado. Y por si  todo esto fuera poco, en los últimos años ha acumulado el mayor incremento de renta de todo el Estado. Es el momento de Fuerteventura.

Con 1.660 km2 de superficie, alrededor de 76.000 habitantes de derecho y una densidad poblacional de 45 habitantes por km2, Fuerteventura cuenta no sólo con enormes potencialidades de futuro, sino con espectaculares parámetros de desarrollo económico acumulado que la convierten en un lugar de referencia incluso en el panorama estatal.revista45_fuerteventura_oasispark

Desde Lobos a la Punta de Jandía, la isla de Tranquila, la que es conocida por poseer las mejores playas del Atlántico, presenta un relieve gastado por el paso del tiempo, caracterizado por sus costas abiertas y con montañas escasas y de laderas poco pronunciadas. Es la isla llana y ha sido, durante siglos la isla seca, la isla cerealística, la isla del señorío y de los terratenientes. Hoy la realidad es floreciente.

El anuario estadístico de La Caixa apunta que en los últimos años la renta de las familias majoreras ha crecido más de un 40%,  aprovechando el empuje proporcionado por la actividad turística de reciente implantación en el territorio, si la comparamos con otros puntos de la geografía canaria.

El Aeropuerto internacional de Fuerteventura, uno de los 10 más importantes de España por movimiento de viajeros, recibió durante el 2006 más de  1,4 millones de turistas extranjeros que pasaron sus vacaciones en la Isla, a los que hay que sumar más de 300.000 nacionales, completando un global de 1’7 millones de visitantes. Se completó así el mejor balance en entrada de visitantes extranjeros en la historia de Fuerteventura y, muy a tener en cuenta, en medio de una situación de estancamiento en el mercado internacional de turismo.

 

Calidad por cantidad

La isla, sin embargo, no se ha dejado llevar por las cuentas positivas. Fuerteventura se adelantó en su día al Gobierno de Canarias en la planificación de su desarrollo y no sólo fue capaz de aprobar y poner en marcha el Plan Insular de Ordenación del Territorio, contando con el consenso de todas las fuerzas políticas y todas las instituciones, sino que además ha elaborado y aprobado un documento complementario de ordenación turística, que fija unas exigencias de calidad al sector muy por encima de los requisitos del resto del Archipiélago.

revista45_fuerteventura_cascobetancuriaActualmente en Fuerteventura únicamente se permite el desarrollo turístico en unos pocos puntos de la geografía insular (Corralejo, Morro Jable, Puerto Lajas, Costa Calma, El Castillo, Esquinzo, Aguas Verdes y Las Playitas), y siempre que se cumpla con unos estándares estrictos de calidad en las infraestructuras y equipamientos de ocio, y además se mantenga un respeto exquisito hacia el medio ambiente.

La diversificación de la oferta es otra de las preocupaciones de las autoridades y promotores, disponiendo ya de dos campos de golf de 18 hoyos y contando con varios proyectos de nuevas instalaciones distribuidas por la Isla.

La mayor riqueza de Fuerteventura está sin embargo en sus gentes. Fuerteventura incrementó su población en la última década en más de 40.000 personas, lo que representa una tasa de variación de casi un 80% De sus aproximadamente 100.000 habitantes el porcentaje mayoritario tienen menos de 35 años de edad. Y se da la circunstancia añadida de que la Isla cuenta con apenas 2.000 personas desempleadas, cifra que viene manteniéndose estable durante los últimos 10 años, pese al aumento poblacional superior al 80% Es decir, en Fuerteventura el paro real es prácticamente inexistente. Es más, la economía majorera subsiste en buena medida gracias a la llegada continua de nuevos trabajadores, que permiten sostener la actividad de servicios y construcción en plena pujanza.

 

Diversificación

Fuerteventura, sin embargo, no quiere seguir viviendo sólo del turismo. La inversión en infraestructuras de los últimos años ha permitido poner en marcha una completa red de  desaladoras, tanto de iniciativa pública como privada, que permiten asegurar el abastecimiento de la población insular y de los turistas sin problemas. Hoy el agua ya no es una amenaza al futuro, sino que además es un importante apoyo para el sector agrario, ya que actualmente se está instalando una red de distribución de agua de riego que llega prácticamente de punta a punta de la Isla con mínimas necesidades de recurrir a la utilización de energía para su bombeo, simplemente por gravedad. Los cultivos tradicionales de tomates cuentan ya con el complemento de las plantaciones de aloe vera, frutales,  etc.

La ganadería caprina, uno de los soportes tradicionales de la economía majorera, es hoy en día una actividad en auge. En Fuerteventura hay casi tantas cabras como habitantes de derecho. Unos animales que además pertenecen a una raza autóctona caracterizada por su resistencia a la aridez del territorio y la alta productividad láctea. Uno de sus productos es el valorado queso majorero, que hoy se exporta a varios continentes y cuya demanda supera en mucho a su producción. La calidad del queso majorero está salvaguardada por el Consejo Regulador de la Denominación de Origen, y reconocida incluso con galardones de ámbito nacional e internacional.

revista45_fuerteventura_montanatindayaOtra de las ‘patas’ de la economía y de la sociedad de Fuerteventura es el sector de la construcción, que aunque ha ralentizado su actividad debido al mayor control sobre el desarrollo turístico, sigue teniendo amplias perspectivas de desarrollo en la Isla. No sólo con los nuevos proyectos turísticos de alta calidad, sino con planes de infraestructuras públicas como el eje circulatorio Norte-Sur, con el que se pretende unir dos localidades distantes un centenar de kilómetros (Morro Jable y Corralejo) con una vía de doble carril, la ampliación y la construcción del nuevo muelle de Puerto del Rosario (programada para un plazo de cinco años), la ampliación del muelle de Gran Tarajal (ya culminada) y la del de Morro Jable (finalizará a lo largo de 2007).

 

Parque Tecnológico

La diversificación económica en las previsiones de desarrollo de Fuerteventura para los próximos años también destina un lugar muy importante a las nuevas tecnologías de la comunicación y, en general, a actividades industriales  relacionadas con la gestión. Las instituciones majoreras, liderada por el Cabildo Insular, han culminado ya el proyecto de desarrollo del Parque Tecnológico de Los Estancos, planteado como un gran centro de negocios y producción, enmarcado en un entorno natural privilegiado, con usos residenciales y de ocio. El Parque Tecnológico está situado a apenas 7 kilómetros del Aeropuerto internacional y a 4 kilómetros del mayor puerto de la Isla y la intención es ofrecer a los trabajadores y a las empresas que se ubiquen en él unas condiciones de calidad de vida y servicios que en muy pocos lugares van a encontrar.

Fuerteventura también ha comenzado a desarrollar ya el Proyecto Barcina, ideado como un gran sistema de Intranet que interconectará a administraciones, empresas y particulares radicados en la Isla, y a través de ella con el resto del mundo. Los primeros pasos de Barcina cuentan además con iniciativas innovadoras como las conexiones sin cables (wireless), gracias a las cuáles ya se está llevando Internet a los núcleos de población diseminados por la Isla, una iniciativa que está siendo seguida con mucho interés desde fuera de la Isla y que ha sido liderada por una empresa operadora de telecomunicaciones nacida y radicada en Fuerteventura: Telmax.

 

África, a 4 horas

 

La oportunidad de desarrollo que presenta el Parque Tecnológico de Fuerteventura, se complementan con el Aeropuerto Internacional de Fuerteventura (a 7 kilómetros), el área de fiscalidad reducida para la implantación de empresas ZEC, que abarca un amplio espacio comprendido entre los municipios de Antigua (El Matorral) y Puerto del Rosario, y especialmente el muelle de Puerto del Rosario, para el que actualmente se está ultimando su habilitación como Punto de Inspección Fronteriza y Frontera Schengen. Esta habilitación permitirá que antes de verano pueda comenzar a operar una línea marítima comercial y de pasajeros que permitirá enlazar en apenas 4 horas con el puerto marroquí de Tarfaya, en el continente africano.

La importancia de esta conexión radica en que se convertirá en la primera y principal puerta de salida y entrada de tráfico marítimo de toda el África noroccidental. Esto es debido a que desde tarfaya se puede enlazar por carretera directamente con Nouachok, al sur en Mauritania, o bien con Casablanca, al norte en Marruecos, las dos principales ciudades de la fachada noratlántica y auténticos polos catalizadores del desarrollo socioeconómico de esta parte del continente.revista45_fuerteventura_tiscamanita

En Fuerteventura se ha valorado enormemente esta nueva ventana comercial, sobre todo atendiendo a las expectativas de comercio y desarrollo que se plantean a través del nuevo ‘Plan Marshal’ africano en el que están trabajando la UE y EEUU, con una cuantificación inicial de inversiones que supera los 80 billones de dólares, que se destinarían a iniciativas que fomenten el desarrollo económico y social del continente africano.

Evidentemente, para cualquier empresa o entidad que aspire a participar en este nuevo ‘Plan Marshal’, las oportunidades que genera la plataforma comercial majorera son únicas, ya que a la disponibilidad de rápidas conexiones marítimas con Tarfaya, se une el hecho de encontrase con un puerto habilitado para enlazar directamente con Europa, un Aeropuerto Internacional en plena fase de expansión y un gran área de desarrollo industrial en torno al Parque Tecnológico de Los Estancos, que además ofrece la posibilidad a los inversores de beneficiarse de la fiscalidad reducida ZEC.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.